Otras

San Alfonso María de ligorioI. NECESIDAD DE LA ORACIÓN

En grave error incurrieron los pelagianos al afirmar que la oración no es necesaria para alcanzar la salvación. Afirmaba su impío maestro, Pelagio, que sólo se condena el hombre que es negligente en conocer las verdades que es necesario saber para la vida eterna. Mas el gran San Agustín le salió al paso con estas palabras: Cosa extraña: de todo quiere hablar Pelagio menos de la oración, la cual sin embargo (así escribía y enseñaba el santo) es el único camino para adquirir la ciencia de los santos, como claramente lo escribía el apóstol Santiago: Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría pídasela a Dios, que a todos la da copiosamente y le será otorgada. 

La confirmación es uno de los sacramentos que administra la Iglesia Católica (también celebrado en otras denominaciones cristianas). Está considerado entre los sacramentos de iniciación cristiana siendo recibido en segundo lugar (tras el bautismo) o en cuarto (tras la Penitencia y la Eucaristía) en la Iglesia  cristiana, sacramento por el que las personas bautizadas se integran de forma plena como miembros de la comunidad. En la Iglesia antigua, el rito se administraba de forma inmediata después del bautismo y ésta sigue siendo la costumbre en la iglesia ortodoxa. En la Iglesia católica apostólica romana a partir de 1600 hasta el siglo XX, la confirmación se aplazó entre los dos y los siete años tras el bautizo del niño. A partir del Concilio Vaticano II se delega más allá, hasta la primera adolescencia. La Iglesia anglicana no tiene señalada una edad específica, pero el rito es administrado de un modo general entre los 14 y los 16 años; en la Iglesia luterana el sacramento se administra sobre esa misma edad; en la Iglesia católica de un modo general se realiza dos años después de la primera comunión, hecho que ocurre normalmente alrededor de los 11 años.

La confirmación se efectúa mediante la imposición de manos y, en la Iglesia católica, la unción con óleos sagrados. En la Iglesia católica la ceremonia se realiza por un obispo o, en su caso, un sacerdote autorizado. En la Iglesia anglicana sólo los obispos administran el sacramento. En las iglesias luteranas y ortodoxas, el rito lo realizan de forma habitual los pastores y los sacerdotes; sin embargo, la ceremonia en la Iglesia ortodoxa omite la imposición de manos.

La imposición de manos era un rito ya consagrado En la Iglesia Ortodoxa se denomina crismación, es decir unción con el crisma. En latín se denominó
mucho tiempo consignatio.

Historia SagradaTengo una enorme preocupación que cada día me hace sufrir más: el desconocimiento de nuestros niños y jóvenes de la Historia Sagrada. Con lo bien que la conocíamos nosotros a su edad. “Hoy no se enseña”, dicen algunos, y en cierto modo es verdad. Pero tampoco se preocupan de recurrir a otros medios para aprenderla.

Considero muy necesario en la formación cristiana conocer la Historia Sagrada. Es la Historia de la Salvación realizada por Dios en medio del mundo. Es la Historia del Pueblo de Dios, de nuestros antepasados en la fe. Es la Historia que da sentido a la historia actual.

Por eso considero imprescindible conocerla.

Historia SagradaTengo una enorme preocupación que cada día me hace sufrir más: el desconocimiento de nuestros niños y jóvenes de la Historia Sagrada, con lo bien que la conocíamos nosotros a su edad. Hoy no se enseña, dicen algunos, y en cierto modo es verdad. Pero tampoco se preocupan con recurrir a otros medios para aprenderla.

Considero muy necesario en la formación cristiana conocer la Historia Sagrada. Es la Historia de la Salvación realizada por Dios en medio del mundo. Es la Historia del Pueblo de Dios, de nuestros antepasados en la fe. Es la Historia que da sentido a la historia actual. Por eso considero imprescindible  conocerla.

 

Curas de cuerpo entero. D.Arturo Climent Bonafé. Abad de la Colegiata Basílica de Sta.María de Xàtiva