Memória histórica

Eusebio de CesareaEusebio de Cesarea (263-339) (B)

Eusebio de Cesarea no es un pensador profundo, y su estilo no es elegante ni diáfano. En cambio su erudición  era inmensa, y notable su espíritu de investigador. Entre los padres griegos, sólo Orígenes le supera en la  amplitud de sus conocimientos, tanto sagrados como profanos. Por eso, mientras sus obras de controversia  tienen en general un valor relativo a causa de esta misma falta de profundidad, sus obras de historia son una  mina de información; a algunos autores cristianos y a sus obras los conocemos sólo a través de él, pues a  menudo cita textualmente largos  párrafos de sus escritos. De manera que Eusebio se considera como el fundador de la Historia de la Iglesia y, podríamos también añadir, de la Patrología. Son esas obras históricas las que le han dado su merecida fama.

La primera que escribió, en los alrededores del 303, es la Crónica; se conserva en una traducción armenia del siglo vi que a su vez se basa en una revisión hecha por el mismo Eusebio. Es un resumen de la historia de la humanidad, desde los principios conocidos, en la que sigue a una serie de autores clásicos; su segunda parte está formada por unos cuadros sincrónicos construidos a partir de Abraham. Con ella pretendía demostrar que la religión judía, de la que la cristiana es continuación, es la más antigua de todas. El sentido crítico de Eusebio es bueno, y esta obra constituye una de las fuentes en que más se ha podido apoyar la investigación histórica moderna.

La Historia eclesiástica cubre desde los principios hasta el año 324. Es sobre todo una colección muy valiosa de hechos y documentos de la vida de la Iglesia,
recogidos también con un notable sentido crítico. Su intención es apologética, pues se propone presentar las listas de obispos de las sedes principales, los testigos de la tradición y los herejes, los castigos de Dios a los judíos, las persecuciones de los cristianos y los martirios, seguidos de la victoria final de la Iglesia. Tuvo un gran éxito y fue muy copiada y conocida, tanto en Oriente como en Occidente.

Es una de las fuentes mejores que tenemos para conocer la antigüedad cristiana. Los mártires de Palestina describe la persecución del año 303 al 311, y los hechos que narra son bien conocidos del autor, contemporáneo de ellos.

San Hipólito (año 235)San Hipólito (año 235)

Se desconoce el lugar y fecha de su nacimiento, aunque sabemos que fue discípulo de San Ireneo de Lyon. Su gran conocimiento de la filosofía y los misterios griegos, su misma psicología, indica que procedía del Oriente. Hacia el año 212 era presbítero en Roma, donde Origenes –durante su viaje a la capital del Imperio– le oyó pronunciar un sermón.

Con ocasión del problema de la readmisión en la Iglesia de los que habían apostatado durante alguna persecución, estalló un grave conflicto que le opuso al Papa san Calixto I, pues Hipólito se mostraba rigorista en este asunto, aunque no negaba que la Iglesia tiene la potestad de perdonar los pecados. Tan fuerte fue el contraste que se separó de la Iglesia y, elegido obispo de Roma por un reducido círculo de partidarios suyos, fue así el primer antipapa de la historia. El cisma se prolongó tras la muerte de Calixto, durante el pontificado de sus sucesores Urbano y Ponciano. Terminó en el año 235, con la persecución de Maximino, que desterró al Papa legítimo (Ponciano) y a Hipólito a las minas de Cerdeña, donde parece ser que se reconciliaron. Allí los dos renunciaron al pontificado, para facilitar la pacificación de la comunidad romana, que de este modo pudo elegir un nuevo Papa y dar por terminado el cisma. Tanto Ponciano como Hipólito murieron en el año 235. El Papa Fabián hizo trasladar sus cuerpos solemnemente a Roma y son honrados como mártires.

OrígenesOrígenes
(año 185-253)

Es egipcio, de Alejandría, era hijo mayor de una familia ya cristiana y numerosa. Su padre murió mártir en el año 202. Orígenes reunió a su alrededor a muchos discípulos tanto por el nivel de su enseñanza como por el ejemplo de su vida. A partir del año 231 se trasladó a Cesarea la Marítima, en Palestina, donde, a petición del Obispo fundó una escuela de teología que dirigiría durante más de 20 años. Murió en Tiro en el año 253, a la edad de 69 años. Su producción literaria es enorme, la recogió el Obispo Eusebio de Cesarea y contenía unos seis mil títulos. Muchos se han perdido. Nosotros gracias a san Jerónimo conocemos unos ochocientos. Su principal tarea estuvo dedicada a estudiar la Biblia.

San CiprianoSan Cipriano (año 205-258)

San Cipriano nació en Cartago, norte de África, hacia el año 205. En edad madura se convirtió al Cristianismo. Poco después de su bautismo fue ordenado diácono, y más tarde sacerdote. En algún momento entre julio de 248 y abril de 249 fue elegido obispo de Cartago, una elección popular entre los pobres, que recordaban su caridad, aunque una parte de los presbíteros se opuso a causa de la riqueza de Cipriano, su diplomacia y su talento literario. Además, la oposición en la comunidad de Cartago no se disolvió tras su elección.

Los cristianos del norte de África no habían sufrido la persecución durante muchos años. En 250 el emperador Decio decretó la supresión de la cristiandad, con lo que dio comienzo la persecución deciana. Un procónsul enviado por el emperador y cinco comisionados de cada ciudad administraban el edicto, pero cuando el procónsul llegó a Cartago Cipriano había huido.

En los documentos que se conservan de los padres de la iglesia de varias diócesis se pone de manifiesto que la comunidad cristiana se dividió en esta ocasión entre los que practicaron la desobediencia civil a cualquier precio y los que se sometieron de palabra o acto al edicto. La huida de Cipriano de Cartago fue interpretada por sus enemigos como cobardía e infidelidad, y le acusaron ante Roma. Roma escribió a Cipriano en términos de desaprobación. Cipriano contestó que había huido de acuerdo al mandato divino. Desde su refugio dirigió a sus fieles con seriedad y entusiasmo, empleando a un diácono de confianza como intermediario. Murió mártir el 14 de septiembre del año 258.

TertulianoTertuliano
(año 155-225)

Se dedicó desde muy joven a la retórica y al derecho. Hacia el año 195 se convirtió al Cristianismo, y desplegó una incansable actividad literaria en defensa y explicación de su nueva fe. Los escritos de Tertuliano reflejan todo el apasionamiento de su alma. Tertuliano podría considerarse como el fundador de la teología sacramental. Su tratado De Baptismo establece las bases teológicas de los sacramentos como signos de la gracia. También escribió el tratado De paenitentia. Sus escritos se estudian en la teología actual como elementos fundamentales.