calvarioEl sábado Santo es un día triste. La Iglesia reza junto al santo Sepulcro del Señor. Es un día especial para rezar por nuestros difuntos y, si podemos, ir al  cementerio. La iglesia permanece cerrada hasta la hora de la celebración. El Señor está en el Sepulcro.

1. «El día siguiente, sábado, a la hora tercera se hace según la costumbre, y lo mismo a la sexta; pero a la nona ya no se hace el sábado, sino que se preparan las vigilias pascuales en la iglesia mayor, en el Martirio. Las vigilias pascuales se hacen como entre nosotros; sólo se añade aquí lo siguiente: que los niños, después de bautizados y vestidos, al salir de la fuente son llevados juntamente con el obispo a la Anástasis.

2. Entra el obispo dentro de los canceles de la Anástasis, se dice un himno, hace el obispo oración por ellos, y luego va con ellos a la iglesia mayor, donde como de costumbre vela todo el pueblo. Se hace allí lo que es de costumbre también entre nosotros, y hecha la oblación sigue la despedida. Hecha la despedida de las vigilias en la iglesia mayor, se va en seguida cantando himnos a la Anástasis, y allí se lee de nuevo el texto del evangelio de la resurrección, se hace oración, y allí hace de nuevo el obispo la oblación; pero todo se hace al momento a causa del pueblo, para que no se retarde mucho,  y así ya sea despedido el pueblo. En esa hora, lo mismo que entre nosotros, tiene lugar ese día la despedida de las vigilias». Nosotros celebraremos la solemne Vigilia Pascual con la bendición del Fuego y del Cirio Pascual, la renovación de las Promesas del Bautismo y sobre todo la Gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. No debemos faltar a la Vigilia, es la celebración más importante del año.