santo sepulcroVeamos cómo celebran en Jerusalén la solemnidad de la Pascua. Egeria toma nota de toda la liturgia y está muy atenta a cada acto y celebración. «Las fiestas pascuales son celebradas en la tarde, como entre nosotros, y durante los ocho días pascuales se hacen las despedidas por su orden, como se hace en todas partes por Pascua hasta las octavas. Aquí, durante los ocho días de Pascua, hay el mismo adorno y el mismo arreglo que por Epifanía, tanto en la iglesia mayor como en la Anástasis y en la Cruz y en Eleona; y también en Belén, en el Lazario y en todas partes, por ser las fiestas pascuales…»

Así la vivían en el siglo IV

Al leer detenidamente estas páginas hemos contemplado la intensidad y vivencia cristiana de la Comunidad cristiana de Jerusalén, la Iglesia Madre. Viven y saborean las distintas celebraciones de la Pasión. Nosotros, hoy por hoy no podemos vivir la Semana Santa de esa manera, pero nos ofrece aquella Comunidad un modelo y nos da un toque de atención para que revisemos nuestra actitud interior y ambiental durante los días santos.