Vivimos en el siglo xxi y experimentamos la situación del ambiente social. Se habla de vacaciones de Semana Santa, incluso algunos laicistas pretenden quitar lo de Semana Santa y poner otra cosa. Muchos lo aprovechan para viajar y otros aun quedándose en casa les importa muy poco todo este asunto. En cambio, nosotros que somos católicos y queremos serlo con propiedad y convicción, debemos celebrar estos días santos con espíritu cristiano. No debe afectarnos el ambiente laicista y agresivo. Todo lo contrario.

• Debemos participar en todos los actos litúrgicos y vivirlos con plenitud.

• Dedicar ratos de oración, como les he indicado, cada día de la Semana Santa.

• Hacer lo posible para que toda la familia viva la fe y el amor a Nuestro Señor.

• Colocar en casa, en un lugar preferente, la Cruz con una vela encendida.

• Leer detenidamente el relato de la Pasión del Señor. Este año, el Domingo de Ramos se lee a san Mateo y el Viernes Santo, a san Juan.