VOLUNTARIOS

 

Al empezar el curso nos hemos querido acordar de la gente que hace posible que Cáritas vaya adelante; estas personas son los voluntarios. Nos hemos acercado al programa de infancia de Cáritas La Seu, Llavors, para que dos de sus voluntarios nos cuenten un poco su experiencia, estos voluntarios son Ana y Toni. También , porque no decirlo, albergamos la esperanza de que más gente se una a nosotros para continuar esta labor. Porque para hacer más cosas hace falta más gente dispuesta a aportar un poco de su tiempo libre. Porque el darse a los demás es ganarse a uno mismo.

Estas fueron las preguntas y estas fueron sus respuestas:

¿Desde cuando sois voluntario?

Ahora en este principio de curso hará 4 años .

 

¿Qué os motivó a entrar en Cáritas?

Ana: Yo tenía que hacer un trabajo parar la universidad y vine a hablar con el director de Cáritas para que me informara. En aquel entonces me había dejado Juniors y me gustó lo que se hacía aquí y decidí continuar trabajando en la parroquia pero desde Cáritas.

Toni: A mi me informó Ana de lo que se hacía en Llavors y me animó a que probara. Además conocía a algún otro voluntario y así empecé.

 

¿Qué idea teníais antes de entrar en Cáritas, y cómo lo veis ahora?

La idea típica que se suele tener de una Cáritas asistencialista que da ropa y comida, asociada al voluntario adulto donde la gente joven era más bien extraña.

Ana: yo había leído en el Caminem que existía un programa llamado Llavors pero no sabía muy bien de que iba hasta que hablé con el responsable de Cáritas y me informó.

Ahora desde dentro se ve diferente porque Cáritas es mucho más que dar ropa y comida, y aunque siguen habiendo Cáritas parroquiales que siguen esta estructura ya se empieza a notar un cambio hacia la introducción de nuevos programas sociales que abarcan la infancia, la familia, la mujer, etc. Además se cuenta con la participación de más jóvenes aunque aún son reticentes a entrar a estas organizaciones.

 

¿Creéis que la figura del voluntario es importante?

Sí, porque hay mucha cosas que dependen de la voluntad de las personas, porque si no hay nadie que lo haga simplemente no se hace. A nivel parroquial es muy importante porque muchas tareas de esta dependen de que haya gente voluntaria para hacerlas. Porque el voluntario no es sólo el joven que va a una ONG, sino es cualquier persona que desempeña una tarea voluntariamente. En la parroquia , por ejemplo, tenemos muchos voluntarios haciendo tareas muy diversas, como catequistas, voluntarios de Cáritas de todas las edades, etc.

 

¿Qué tarea desempeñáis en Cáritas?

Somos voluntarios del programa de Llavors. Este programa está dirigido a realizar actividades de formación, prevención e inserción de niños entre 6 y 16 años en situación de riesgo. Realizamos talleres de apoyo escolar, deportes, manualidades, etc. Se supone que este programa les enseña a saber gastar su tiempo libre en cosas apropiadas. Una de las actividades más importantes son las excursiones, acampadas y convivencias; actividades de ocio para que los niños se diviertan y estén entretenidos.

 

¿Qué os gustaría hacer en el futuro?

En Llavors aún quedan muchas cosas por hacer y mejorar; así que un buen objetivo sería mejorar este programa o al menos mantenerlo.

 

Perfil del voluntario en la parroquia.

Persona cristiana de cualquier edad, tolerante con ganas de trabajar en equipo y pasárselo bien. Gente con mucha paciencia, con ganas de participar y que sepa transmitir alegría y ánimos.

 

¿Cual es la relación que mantenéis con el resto de compañeros?

Con el resto de voluntarios de Llavors nos llevamos muy bien, en estos momentos hay un buen ambiente que hace muy fácil trabajar. Con el resto de voluntarios de Cáritas nos llevamos bien aunque nos vemos menos.

 

¿Cuánto tiempo dedicáis semanalmente y cuánto creéis que es el necesario?

Entre reuniones, preparar las tardes para los niños y las mismas tardes con los niños venimos a hacer unas 8 horas a la semana. Aunque cuando hay que preparar actividades más fuertes, como acampadas, dedicamos muchas horas porque hay que visitar las casas de los niños, hacer preparativos,...

Aunque no es necesario tantas horas para ser voluntario. Hay muchas tareas puntuales que con una o dos horas a la semana se pueden hacer. Por ejemplo un voluntario para dar una clase semanal de repaso sólo necesitaría un par de horas y al resto de voluntarios que vamos muy cargados nos descargaría mucho.

 

¿Qué os motiva a seguir?

Sobretodo los niños. Porque llena mucho que te llamen por la calle, que te cuenten sus cosas, que te pregunten ¿cuándo empieza el curso?, etc. Posiblemente es lo que más motiva. Aunque también una razón es compartir tu tiempo libre con los demás voluntarios.

 

¿Cómo animaríais a la gente a participar?

Explicando nuestra experiencia, porque ha sido buena... Aunque una imagen vale más que mil palabras; y tal vez sería mejor que vieran un día como se trabaja y como se puede disfrutar y pasárselo bien haciendo una labor social. Porque todo el mundo tiene horas libres a la semana que puede aprovechar haciendo una buena labor.