San Vicente Ferrer. S.XVIII

Es del siglo XVIII, representa al apóstol valenciano que, con su lema, «Temed a Dios y dadle gloria», recorrió varias naciones predicando el Evangelio. Una Biblia bajo el brazo y una azucena en la mano adorna su imagen andariega y apostólica. La influencia de san Vicente Ferrer se nota en la historia, cultura y sobre todo religiosidad valenciana y también a nivel universal. San Vicente Ferrer estuvo en Xàtiva, tal y como nos recuerda el bajo relieve de uno de los púlpitos y una calle.

 

 

San Francisco Javier. S.XVIII

Muy parecido en tamaño y estilo a san Vicente Ferrer que ya hemos visto, es San Francisco Javier, el misionero jesuita del siglo XVI. El lienzo es del siglo XVIII y presenta al santo predicando el Evangelio en los países lejanos del extremo oriente, en Goa murió de hambre y de frío, después de anunciar a Jesucristo con fuerza, alegría y entusiasmo; tenía cuarenta y seis años; es el patrono de las misiones y su fiesta se celebra el 3 de diciembre.

 

Santa Elena. S.XV • Jacomart o Reixach

Tabla atribuida a Jacomart, fechada en 1451. La emperatriz, madre de Constantino, el Grande, está representada en el momento del hallazgo de la Cruz de Cristo en Jerusalén. Santa Elena, elegante y pulcra, Jacomart ha sabido infundirle entereza y majestuosidad; ella fue el alma de las grandes basílicas construidas en Tierra Santa y en Roma en el siglo IV; asistió al Concilio de Nicea representando a su hijo el emperador; murió el año 328, sus restos reposan en la iglesia del Ara Coeli de Roma. La Cruz del Calvario es la salvación del mundo y la santa emperatriz la muestra con admirable respeto y amor. Los marcos fueron añadidos en el siglo XVIII.

Jacomart nació en Valencia en 1411 y murió en 1461. Durante unos años residió en Nápoles como pintor del rey de Aragón Alfonso el Magnánimo; cargado de méritos y honores vuelve a Valencia; tuvo por colaborador al pintor catalán Juan Reixach. Sus pinturas están realizadas al temple con finísimas veladuras al óleo, su estilo es enérgico y sobrio aunque no falto de delicadezas.

San Sebastián

S.XV • Jacomart o Reixach

También de Jacomart es esta tabla que representa al soldado Sebastián, mártir de la fe en Roma. Es verdad que aquí Jacomart ha vestido con traje de la época al mártir cristiano, representando al caballero gótico valenciano, muy lejos de las imágenes que tenemos del santo, desnudo y atado al árbol sufriendo el martirio. En 1907 Elías Tormo une esta figura con la de Ausiás March y son muchos los que la difunden como retrato del poeta valenciano enterrado en la catedral de Valencia. Las flechas que lleva en la mano derecha indican la forma de su martirio; Sebastián es un soldado del imperio romano en los primeros siglos y al convertirse al cristianismo es condenado a morir acribillado con flechas, en la iglesia de las catacumbas de su nombre reposan sus reliquias.

Durante mucho tiempo se le tuvo como abogado contra la peste, y a él se le levantó en Xàtiva una ermita en el siglo XVI. Estas tablas proceden del retablo y capilla de Santa Ana.