Santos Juanes. S.XVII

 

Es muy habitual ver pintados en la misma obra a estos dos personajes: San Juan Bautista y San Juan Apóstol y Evangelista. El autor a sabido plasmar en los personajes la personalidad propia de cada uno de los Juanes.

El Bautista, el hombre más grande nacido de mujer, comunica fuerza, fuego en su mirada y a la vez templanza, recto criterio. Es la voz que grita en el desierto; precursor del Mesías y mártir de la verdad. Juan el apóstol es el más joven de los Doce, aunque en esta obra aparezca ya mayor. Autor del cuarto evangelio presenta a Jesús como Señor y Salvador. Sensible y dulce goza de gran amistad con Jesucristo, y nos regala la mejor definición de Dios: Dios es amor. Se les suele presentar juntos en muchas obras, tanto en pintura como en imaginería, pero cronológicamente el Bautista es mayor que San Juan Evangelista. La pintura en tabla es buena y brillante, ha sido restaurada en 1998 y se le ha devuelto la elegancia original y un encanto atrayente en los dos personajes.

 

 

Cristo Crucificado. 1400

 

Sobre madera recortada está pintada esta imagen de Cristo Crucificado fechada en 1400 y restaurada en 1998. Con semblante sereno y dulce, Jesucristo clavado en la cruz y chorreando sangre redime a la humanidad.

Él es el Redentor del Hombre y con su rostro expresa la locura de amor de su cuerpo entregado y de su sangre derramada. La pintura es muy buena y el autor expresa el Misterio de la Cruz de forma excelente. Invita a la oración y a la contemplación del gran acontecimiento salvífico

 

 

Virgen de la Leche. S.XV • Valentín Montoliu

 

Preciosa y majestuosa presenta Valentín Montoliu a la Virgen de la Leche, rodeada de ángeles que expresan con su música la alegría del Cielo por el Misterio de la Encarnación. Es de inmensa belleza el artista ha querido vestir a la Virgen con un elegante manto que el mismo repetirá en varias de sus obras; destaca a la Virgen María como verdadera Madre de Jesús amamantándolo y expresar a la vez la maternidad divina de María, ella es verdadera Madre de Dios.

 

 

 

 

Santiago Apóstol. S.XV • Valentín Montoliu

 

El Apóstol, vestido de peregrino, apoyado en su cayado en ademán de peregrinaje, es astro brillante en el camino de la fe. Es Santiago el Mayor, patrono de España, cuyas reliquias se conservan en la catedral compostelana. La veneración a su sepulcro provocó el singular Camino de Santiago. La pintura es preciosa y el autor plasma todo este significado en la tabla.