Cristo del Carmen. En la Iglesia Colegial Basílica de Santa María de Xàtiva9 de noviembre Santísimo Cristo del Carmen
(Introducción al libro "Santísimo Cristo del Carmen del Sr.Abad publicado en Marzo de 2007).

Desde el año 1838, la venerada imagen del Santísimo Cristo del Carmen se encuentra entronizada en la Iglesia Colegial. La Desamortización destruyó totalmente el convento carmelita donde se veneraba esta imagen y pasó a la Basílica de santa María.

La historia del Cristo del Carmen es muy similar a la de todos nosotros, los hombres: sufrimientos, ajetreo, persecuciones, martirio. El Archivo Colegial ofrece un elenco de todo lo que esta imagen “ha sufrido” y por donde ha pasado esta hermosa imagen del Santísimo Cristo del Carmen.

Tradición multisecular

A la historia del Cristo del Carmen también le acompaña la tradición que junto con la historia ofrecen la verdad del origen de esta preciada imagen. Quiero recuperar la memoria histórica del Santísimo Cristo del Carmen, imagen recién restaurada con motivo de la gran exposición de la Llum de les Imatges que se  va a desarrollar en Xàtiva en este año 2007...

En una Novena muy antigua que guarda el Archivo de la Colegiata se puede leer: “Vivía a mediados del siglo xvi en Xàtiva un caballero de noble familia llamado don Antonio Sanz, quien hizo voto de visitar personalmente a la Virgen de Monserrat en Cataluña. Al pasar por Barcelona para cumplirlo, vio en casa de un escultor la imagen del Santísimo Cristo, cuya compra convino, dejando la escultura pagada en su poder para recuperarla a su regreso de Monserrat. Mientras tanto duraba la ausencia del comprador, el artista decidió hacer otra imagen igual para sustituírsela al Sr. Sanz en vez de la que tenía comprada. Puso aquella en el escaparate, de nuevo y allí la vio otro caballero castellano que que oyó decir al Crucifijo: “Judas me vendió una vez. Tú has querido venderme dos. Tu codicia y el dinero serán tu perdición”.

Corrió por Barcelona la noticia del portento y el ilustrísimo Sr. Obispo mandó colocar la imagen del Cristo en la iglesia Catedral para su pública veneración.

Regresó el caballero Sanz de Monserrat y enterado del caso reclamó su joya que le fue regateada primero y concedida al fin por su derecho, con harto sentimiento de la Ciudad.

Regresó a Xàtiva d. Antonio Sanz y al llegar al hospital de san Julián (Convento del Carmen) ocurrióle el portento de no poder pasar adelante el carruaje que conducía el Crucifijo y allí hubo de dejarlo venerándolo en el altar mayor.”

Ésta es en síntesis la tradición, leída en un antiguo manuscrito original del año 1757 y atribuido al Prior P. Carlos Castañeda, hermano del Venerable Jacinto Castañeda, procedente del destruido convento del Carmen; y del cual me presta d. José Blasco Piñana, una copia muy antigua que posee.

Hasta aquí la historia del origen y llegada del Santísimo Cristo del Carmen a Xàtiva. Concretamente al Hospital de san Julián, el Hospitalario. Tenemos un lienzo grande con san Julián que siempre ha estado vinculado a la imagen del Cristo. En el retablo de la Capilla de la Comunión de la Colegiata estaba incrustado en él como recuerdo del hospital.

En este hospital se hospedaban sobre todo los peregrinos que iban a los Santos Lugares de Roma y Tierra Santa. Aquí eran acogidos, descansaban, recuperaban fuerzas y seguían su peregrinación.

Lo que fue hospital de san Julián sirvió luego para construir el Convento del Carmen. La imagen del Cristo se quedó allí y de allí recibe el nombre.

El convento del Carmen

Con respecto a la fundación de este convento del Carmen en lo que fue hospital de san Julián existe una carta en el Archivo Colegial de san Juan de Ribera, arzobispo de Valencia, dirigida al Cabildo de la Colegiata comunicándole su decisión de fundar un nuevo convento en la ciudad. La carta dice así: M. Rvdo. Cabildo:

El Prior de Nuestra Señora del Carmen en nombre de su Provincial va a esa ciudad a tomar posesión del hospital de san Julián por nombramiento y asignación de don Antonio Sanz, como patrón de él, y con beneplácito nuestro; el cual he prestado de muy buena gana por entender el fruto que estos Padres con su buen ejemplo, y doctrina podrán hacer ahí, y aunque estoy satisfecho del buen Celo de los que en ese Cabildo están, he querido pedir que los recibáis amorosamente, y sin contradicción, dándoles favor para que su religión vaya en aumento: y en ello recibiré mucho contentamiento.

Valencia y junio a 15 de 1570.
El Patriarca