Lignum Crucis de Calixto III

En una gran vitrina podemos contemplar diversas obras de arte importantes en la historia religiosa de la Seu de Xàtiva. Según consta en el archivo el papa setabense Calixto III regaló este Lignum Crucis a la Colegiata, probablemente de procedencia francesa.

Es una cruz gótica, en forma de cruz latina que sale de una macolla hexagonal y tiene dos escudos de esmaltes flordelisados. El conjunto descansa sobre un pie de planta de alfardón que está dividida en seis compartimentos muy hermosamente adornados con elementos vegetales. Toda la cruz quiere dirigir la mirada al centro donde está colocada la teca con la reliquia.

En la otra cara de la teca o medallón, el Christus Patiens, de oro, esmaltado, con el rostro desfigurado, ojos cerrados, el costado abierto, los brazos cruzados sobre el pecho y un paño cubriéndole la cintura. Es el Cristo sufriente, el Varón de dolores del que nos habla el profeta Isaías y que Cristo encarna a la perfección.

El Lignum Crucis de Calixto III fue robado en 1707 durante la Guerra de Sucesión y apareció veinte años después en la ciudad de Benavente.

La Cruz es adorada por los fieles el Viernes Santo. Con el Lignum Crucis se bendicen los Términos en la fiesta de la Invención de la Santa Cruz el 3 de mayo. La fiesta litúrgica de la Exaltación de la Santa Cruz se celebra el 14 de septiembre.

Cáliz de Calixto III

Otra joya orgullo de la Colegiata es el Cáliz gótico de Calixto III que se utiliza en las celebraciones eucarísticas solemnes. Pie seisavado con follajes y cuadrifolios cincelados con escenas esmaltadas que representan personajes eclesiásticos y la Virgen. Sobre la caña lleva la inscripción «Calixtus PP Tertius».

La copa es de boca ancha que nace de una orla de querubines entre lóbulos y puntas. La patena original desapareció y fue sustituida por la actual.

Segun consta el cáliz era utilizado para el «Monumento» del Jueves Santo. Dentro se guardaba la Sagrada Forma hasta los oficios del Viernes Santo y de ella comulgaba solo el sacerdote. Con la reforma de Pio XII fue suprimido y al «Monumento» se traslada el copón lleno de formas para la comunión del día siguiente.

Cáliz del Chantre Enrique Agustí. S.XX • J. Vilaplana

Es de plata dorada y realizado en 1925 para la primera misa de don Enrique Agustí que fue chantre de la Colegiata de Xàtiva. El autor de este cáliz neogótico es el platero J. Vilaplana; representa la exaltación de la eucaristía. Chantre era el director del coro en las antiguas catedrales.

En la misma vitrina está colocado el Lignum Crucis realizado para el convento de San Francisco en 1723.

Diversas joyas de las muchas que los devotos setabenses ofrecen a la imagen de la Mare de Déu de la Seu.

Custodia Mayor

Es una de las piezas más importantes de la Colegiata, la más impresionante. Se expuso en Madrid en 1892 y en Barcelona en 1929. Es de plata sobredorada y de estilo gótico. La peana es moderna de planta seisavada mixtilínea que se alza sobre un podio calado. Cuatro figuras repujadas rodean el pie, son profetas y reyes del Antiguo Testamento, dos llevan incensarios y los otros elementos eucarísticos. Son del siglo XVI, posteriores al cuerpo de la custodia. El ástil es de tipo arquitectónico con un nudo hexagonal de ventanales tríforos con tracería, gabletes, pináculos y cardinas. El templete es también de plata mixtilínea; tiene una plataforma donde descansa el viril o el araceli donde se coloca el Santísimo Sacramento, dos ángeles arrodillados añadidos en 1539 adoran el Sacramento. El viril es original, bellamente labrado y es de inmensa hermosura; en la cara anterior cabezas de querubines y ángeles rodean todo el círculo; perlas y piedras preciosas adornan el conjunto. Un dosel cobija la parte más importante de la custodia y éste formado por bóvedas nervadas en forma de estrella de seis puntas, tracería con pináculos y rodeado de crestería flordelisada. La custodia culmina con tres torres netamente góticas, la central más alta y coronada con una cruz, es un buen remate para una pieza de tanta categoría y elegancia.

En 1931 se depositó en la caja fuerte del Banco de España de Xàtiva, al año siguiente el gobierno republicano la entregó a los representantes de las Naciones Unidas en Ginebra; fue devuelta a la Colegiata siete años después, pero mutilada, le faltaba el pie, que el platero de Valencia Francisco Pajarón tuvo que reinterpretar.

La custodia sale en procesión en la fiesta del Corpus Christi. La costumbre de exponer el Santísimo Sacramento en la custodia aparece narrada por primera vez en la vida de Santa Dorotea en 1394; en el siglo XVI nació la costumbre de las Cuarenta Horas, que consistía en exponer el Santísimo a la vista de los fieles, durante ese tiempo consecutivo. La fiesta del Corpus se introdujo en el siglo XIII, aunque ya en el siglo XI, en el norte de Europa se llevaba el Santísimo en la procesión del Domingo de Ramos. El papa Urbano IV el 11 de agosto de 1264 ordena la fiesta universal del Santísimo Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.