Adela Soldevila y Manuel Casesnoves

 Siervos de Dios Manuel Casesnoves y Adela Soldevila

 Padres de familia

 Arturo Climent Bonafé

Abad de Xàtiva y vice postulador de la causa de canonización

Entrega del Trasunto a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos de Roma.

         37.- A principios de julio de 2013 decidimos ir a Roma a entregar toda la documentación del Proceso de canonización de los Siervos de Dios Manuel y Adela; como ya se ha dicho en la Hoja anterior, eran bastantes tomos ya que se trata de dos procesos distintos.

         Al finalizar el proceso diocesano presté juramento como portador del Trasunto de que iba a cumplir adecuadamente mi misión. Me acompañó don José Gascó Casesnoves, sacerdote, nieto de los Siervos de Dios.

         En Roma nos esperaba la postuladora doña Silvia Correale, mujer intrépida y trabajadora que lleva muchos procesos de canonización; nos explicó lo que había que hacer.

 

         38.- La mañana del 3 de julio, fiesta de santo Tomás apóstol, nos dirigimos a la Congregación.

         Fue un acto protocolario, se trataba de entregar y de firmar los recibos pero no por ello emocionante para nosotros, que hemos trabajado durante dos años para llegar a este importante momento. El Proceso ya está en Roma.

Nombramos a la misma Postuladora doña Silvia Correale y yo como Vice Postulador. Vamos a trabajar para que el Proceso se haga bien y con el menos tiempo posible, aunque ya no depende de nosotros sino de la Congregación.

39.- ¿Qué pasos hay que dar ahora?

Que la Congregación reconozca la validez del Proceso diocesano, nombre a un Relator que estudie y resuma toda la documentación y confeccione la “Positio” que luego se entregará a la Congregación de Cardenales encargados de estudiar punto por punto el Proceso. Y esperar, rezando.

40.- El mismo día 3 de julio de 2013 por la mañana, en la residencia santa Marta, que es donde nos hospedamos tuvimos un encuentro precioso con el papa Francisco que nos dedicó unos 10 minutos. Don José Gascó ya le conocía de cuando vino a Madrid como cardenal de Buenos Aires y dirigir los Ejercicios Espirituales de los obispos de la Conferencia, por lo tanto resultó bastante fácil lograr este encuentro. Le hablamos de los Siervos de Dios que él ya conocía y sobre todo le hemos pedido que el Proceso no se duerma. Yo le hablé de la Colegiata y del Año Santo Jubilar, de nuestra Comunidad Parroquial. Le entregué el libro “La vida que cuenta el pueblo” donde relato lo que Xàtiva me ha contado sobre los Siervos de Dios, lo hojeó repasando páginas, viendo fotografías y se lo quedó y también le entregué la última Hoja parroquial del domingo 30 de junio dedicada a san Pedro y san Pablo, también la repasó atentamente, vio que tenía  40 páginas y me preguntó: “¿Y esto lo haces todas las semanas?”.

         Al despedirnos nos dijo: “Rezad mucho por mi”.

Fama de santidad

        41.- A la pregunta que da título a estas Hojas propagandistas:”¿Por qué camino de los altares?” Respondo: porque existe  fama de santidad en vida y después de muertos los Siervos de Dios. Y toda la documentación, las declaraciones de los testigos quiere demostrar esa santidad de Manuel y Adela; si esto no existiera, no se iniciaría el Proceso.

         Pues eso mismo es lo que yo quiero mostrar en esta serie de hojas propagandistas, que no son únicamente para Xàtiva sino para la diócesis e incluso fuera de ella.

         42.- He conocido a los Siervos de Dios por la gente de Xàtiva que sí les conoció en vida y experimentó la enorme influencia en los cristianos setabenses después de la muerte de cada uno de ellos, hablaban y hablan todavía hoy de la santidad que adornaba la vida y la persona de Manuel Casesnoves Soler y de Adela Soldevila Galiana. Es, pues, para mí un testimonio muy hermoso y cualificado ya que es el pueblo fiel quien vio y experimentó la santidad de este ejemplar matrimonio.

         43.- Los dos se santificaban en el matrimonio. Cristo estaba muy presente entre ellos. No se hacía nada que no pasara por la oración familiar. Siempre se contaba con Dios. La oración regaba su fe y en la oración encontraban fuerza, luz y ánimo para trabajar y dar testimonio ente el pueblo y sobre todo en su numerosa familia.

         44.- Vivieron la tremenda y cruel Persecución Religiosa  Española de 1936 – 1939 con serenidad aún a pesar de las persecuciones. Se las arreglaron de manera para que cada domingo se celebrara la santa Misa en su casa. A los niños se les decía que “era un amigo de papá” aquel hombre que todos los domingos acudía a la casa familiar. Nunca fue sorprendido. La Divina Providencia estaba presente y cuidaba aquel encuentro dominical.

         45.- Don Manuel estaba en la lista de los que iban a asesinar. Fueron varios  trabajadores de Xàtiva los que, al enterarse, fueron al Comité a decirles que el farmacéutico era un hombre bueno y que ayudaba a los pobres. Aquella intervención le libró de la muerte. Pero le confiscaron la formación, la casa y las tierras con las que daba a comer a su familia.

         46.- Y al terminar la contienda don Manuel y doña Adela tenían una enorme misión por delante: curar heridas, sembrar paz y crear un ambiente religioso en todas partes. Atrás quedarían sufrimientos y amarguras. Y las heridas abiertas en otras carnes familiares o de amigos, mejor era curarlas sin rencor ni resentimiento. Había llegado la hora de ir ganando la paz día a día porque los tiempos que llegaban continuarían difíciles.

         47.-Ahora comenzaba una etapa difícil para todos los españoles. Las heridas eran profundas y llamativas. La Iglesia había sufrido la mayor persecución de su historia, la sangre de los Mártires estaba muy presente. En la Colegiata de Xàtiva hubo muchos mártires, dos de ellos ya beatificados: el abad Francisco de Paula Ibáñez y el canónigo Gonzalo Viñes; casi todo el Cabildo fue asesinado y varios párrocos de las ciudad, tres jóvenes seminaristas claretianos en Barbastro sufrieron un atroz martirio después de ser torturados de mil formas, también está ya beatificados: José María Blasco, Eduardo Ripoll y José Amorós. Los Siervos de Dios todo eso lo sabían y lo habían sufrido y rezado.

         48.-Se iniciaba una larga temporada de escasez. La familia Casesnoves Soldevila tenía muchas bocas para alimentar. Don Manuel pudo ir recuperando sus fincas y de ellas sacar adelante las cosechas y el alimento para toda su familia y para las obras de caridad.

         Cuenta un testigo que incluso en esta escasez que reinaba en Xàtiva, Manuel y Adela repartían ropa y comida, su casa estaba siempre abierta a las necesidades de la gente más pobre. “Toda su vida era caridad”. ¡Qué frase tan hermosa! Aún hoy mucha gente lo dice y afirma convencida de que esta familia practicaba la virtud de la caridad, repartiendo en medio de la pobreza lo que ellos tenían para alimentar a su familia. Y de todo daban gracias a Dios a boca llena.

         49.- He preguntado a personas mayores y todas las consultadas afirman que la farmacia ya recuperada de don Manuel era la “Farmacia de los pobres”; allí acudían todos a pedir medicinas y la caridad de este hombre de Dios era tan abundante que a muchísimas personas, que no podían pagar les daba todo lo que necesitaban.

         50.-Lo que ocurría en la farmacia era con el consentimiento de doña Adela que compartía la virtud de la caridad con su esposo, pues, ambos estaban convencidos del mandato del Señor: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Y amar hasta que duela, como decía Madre Teresa, conduce a ese extremo.  A mí me encanta llamar a ese tipo de caridad  “amor a fondo perdido”. Los Siervos de Dios lo practicaron de manera heroica, muy a gusto, con conocimiento de causa y sobre todo porque pensaban que como cristianos era su obligación. En el transcurso de estas Hojas veremos hasta donde llegaba la práctica de la caridad en este admirable matrimonio; tenía muy claro cual era su papel en este tiempo de la post guerra y lo que el Señor le pedía y como católico estaba dispuesto a  hacer.

         Y ¡qué bien lo hicieron los dos!

         51.-En esos momentos de gran pobreza y escasez es cuando la calidad cristiana de Manuel y de Adela más brilló; en esos momentos todo era necesario, se pasaba hambre, no había dinero, los recursos eran muy escasos y casi imposible de lograr lo necesario y ahí están ellos. Muchos pensaban que actuando de esa manera nunca se harían ricos. Y es que don Manuel nunca quiso hacerse rico. Sí quiso ser rico ante Dios, como Jesús afirma en el Evangelio. Ser rico para el cielo donde no existe la polilla, ni hay ladrones. Don Manuel y doña Adela fueron muy ricos a los ojos de Dios.

52.-Deseo conocer la vida de estos Siervos de Dios  por  boca del pueblo de ahí que al preguntar a personas mayores que les conocieron todos tienen algo bueno que decir de don Manuel y de doña Adela. Son muchísimos los que afirman, como ya he dicho, que la farmacia de don Manuel era la “Farmacia de los pobres”; allí acudían todos a pedir medicinas, y además, el Siervo de Dios les entregaba algún sobrecito medio escondido entre el paquete de medicinas. Caridad a fondo perdido.

Fotos de la entrega en Roma

En la plaza de san Pedro de Roma comino a la Congregación llevando toda la documentación en las dos maletas. Algunos de los tomos del trasunto junto al retrato de los Siervos de Dios.

 

A TENER EN CUENTA

GRACIAS RECIBIDAS POR LA INTERCESIÓN DE LOS SIERVOS DE DIOS. 

5 Debemos rezar todos pidiendo gracias y favores. Tenemos una estampa con la oración. La pueden pe-
dir en la sacristía y rezarla todos los días.

Cualquier gracia recibida por intercesión de los Siervos de Dios Manuel y Adela deben comunicarla a la Colegiata.

COLABORACIÓN 

Son muchos los gastos del Proceso de canonización. La parte actora es la Colegiata y la Familia. Ambos debemos aportar los ingresos pertinentes.  Por parte de la Colegiata aquellos fieles que deseen colaborar en estos gastos pueden hacerlo ingresando los donativos en la cuenta que publicamos y luego si desean recibo pedirlo al Sr. Abad. La Congregación nos pide transparencia total: quién da el donativo y a donde va ese dinero. Y así lo vamos a hacer con toda pulcritud. 

Tengamos presente que se trata de dos procesos distintos y los gastos siempre serán dobles.

PUEDEN INGRESAR SUS DONATIVOS A ESTA CUENTA

Cuenta: BBVAESMM

CCC: 0182-0563-48-0201627976

Manuel Casesnoves y Adela Soldevila