portada cristianos 30Se cumplen 1700 años del Edicto de Milán y bueno es recordarlo; sobre todo lo que supuso para los cristianos y para la Iglesia de aquellos tiempos, era el año 313, siglo IV. Y quiero recordar al emperador Constantino el Grande y a su madre santa Elena por la obra que llevaron a cabo en Tierra santa y en Roma, sobre todo, también en Constantinopla, pero quiere fijarme en Tierra santa. La huella de santa Elena y su hijo queda patente.

Es muy difícil agradar a todos, por no decir imposible. Constantino es un personaje polémico, la Iglesia Ortodoxa lo venera como santo, no así la Iglesia Católica. Dejando a un lado las polémicas que destilan del personaje yo me quiero  basar en la obra imponente que él llevo a cabo en los Santos Lugares y la presencia e influjo de santa Elena, su madre.

Como en los números publicados de esta colección, deseo ofrecer una visión positiva, histórica, religiosa y cultural de la obra constantiniana. Soy guía de Tierra santa y necesariamente me encuentro con la obra de Constantino, por eso quiero presentar un resumen de su vida y sobre todo basarme en las obras que mandó realizar y que su santa madre supervisaba in situ. Al visitar la Tierra de la Biblia no se puede prescindir de todo esto.

Dicho esto les invito a entrar. Creo que les gustará bucear en esta historia, les aseguro que es alucinante. Ya verán.