La importancia de la institución generadora de la documentación y la conservación de la práctica totalidad de su fondo hacen del Archivo Histórico de la Colegiata de Xàtiva uno de los más relevantes del ámbito eclesiástico valenciano. 

 

Con documentación desde el s. XIII y series completas desde el XV, la primera referencia al archivo se halla en la bula de erección en colegial de la iglesia mayor de Xàtiva, indicándose que los documentos debían depositarse en un arca de tres llaves. Desde entonces, a la documentación que como parroquia producía la institución (libros sacramentales, de fábrica, racionales o libros de misas) se añadieron series propias de un templo de superior dignidad, como las actas capitulares, la mensa o administración canonical,  o los registros de correspondencia. En el s. XVI se crea la figura de canónigo archivero siguiendo el modelo que ofrecía la Seo de Valencia, y empiezan a formarse los ya mencionados libros sacramentales. En el caso de los bautismos, los libros más antiguos conservados se remontan a 1534, una década antes de la obligatoriedad establecida por el sínodo de Santo Tomás de Villanueva y casi 30 años antes de las disposiciones que a este respecto emanaron del Concilio de Trento, lo que indica la posición de vanguardia de la Seu también en esta materia.

A partir de 1774 el volumen de la documentación sacramental se reduciría, pues las iglesias de Sant Pere y Santa Tecla, a consecuencia del decreto del arzobispo Francisco Fabián y Fuero, comienzan a generar sus propios archivos.

Unos años después fray Antoni Agost, uno de los archiveros del convento de mercedarios de Valencia, estudió y clasificó entre 1785 y 1789, la documentación de la institución, aplicando las novedades que Oliver Legipont proponía en materia archivística[1].

El artículo 21 del Concordato entre la Santa Sede y el Estado Español de 1851 preveía la supresión de la mayoría de las colegiatas españolas, entre ellas la de Santa María de Xàtiva (al no ser de patronazgo real o pertenecer a una ciudad capital de provincia), extinguiéndose una parte de las series del Archivo[2]. Con la restitución de la colegialidad en 1909, la dignidad de deán derivó en la de abad, siendo el primero D. José Pla Ballester (Vallada, 1844 – 1914), quien también ejerció el cargo de arcipreste.

Durante el primer tercio del s. XX destacó la personalidad del canónigo archivero  D. Gonzalo Viñes Masip.

 

Afortunadamente, el archivo histórico sobrevivió a la Guerra Civil de España, gracias a la decidida actuación de D. Carlos Sarthou Carreres y diversos colaboradores, entre los que el propio Sarthou cita a Vicente Grau y a Joan Francés[3]. La documentación fue depositada, junto a la del Archivo Municipal, en el Museo Municipal de Xàtiva, hecho que propició que, con el retorno de la documentación a las instituciones de origen, determinados ejemplares procedentes de la colegiata se depositaran en el Archivo y a la inversa. Convenios posteriores han permitido subsanar parcialmente esta circunstancia.

Algunos ejemplares del fondo histórico, no obstante, han desaparecido. Es el caso de los libros de Bautismo de los años 1575 a 1598, o el privilegio por el que Calixto III concedía a los canónigos de la Colegiata de Xàtiva los mismos hábitos corales que los de la Catedral de Valencia[4]. Inestimable fue también la pérdida del Archivo Musical —probablemente después de los conservados en el Real Colegio de Corpus Christi y la Catedral de Valencia, atendiendo a la significación de la capilla— y de buena parte de los libros litúrgicos y de coro, pero también la documentación más reciente, conservada en el archivo de oficina, con el incendio del día 27 de julio de 1936.

Debió de ser durante la Guerra cuando cerca de un centenar de cuadernos de matrícula parroquial salieron del Archivo, de los que nada se sabía hasta que a mediados de los años 90 se notificaba su existencia en una localidad cercana a Xàtiva. Las gestiones efectuadas ante la administración autonómica para recuperar la documentación resultaron infructuosas. No obstante, en un futuro esperamos que estos Statu Animarum regresen al Archivo de la Seo.

Cabe agradecer la actuación de las personas que de un modo u otro han estado vinculadas al Archivo en las últimas décadas, secundando a los sucesivos abades de la institución, desarrollando trabajos que han permitido su conservación, así como el acceso de los investigadores y la difusión de sus fondos, como son, entre otros, Rafael Alventosa, Joaquín Núñez o María de los Llanos Fitó.

Hace unas décadas el Archivo entró en una nueva etapa, tanto en lo que respecta a tratamiento archivístico como por el inicio de una serie de medidas encaminadas a garantizar su conservación. En los años 80 del siglo pasado el profesor D. Vicente Pons se hacía cargo del archivo, iniciando, con la ayuda de D. Joan Alonso y D. Alfred Boluda, una nueva clasificación e inventario de la documentación. D. Vicente, actual canónigo archivero de la Catedral de Valencia ha situado al archivo de la Colegiata en el lugar que merece.

Durante estos años han visto la luz proyectos y convenios de colaboración que incluían la restauración de documentación en mal estado de conservación, con el propósito de asegurar su pervivencia. En este sentido, la colegiata no puede sino agradecer el apoyo institucional y técnico tanto de la ya extinta Fundación La Luz de las Imágenes como del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (IVAC+R); pero también de D. Joan Alonso, técnico del Archivo del Reino de Valencia.

Entre los años 2012 y 2014 se iniciaron los trabajos de foto-digitalización del fondo histórico del Archivo, un proyecto promovido y dirigido por el Servicio Diocesano de Archivos Parroquiales, del que es responsable D. Xavier Serra Estellés. La digitalización ha comenzado por las series más demandadas por los usuarios-investigadores que semana tras semana visitan el archivo: documentación sacramental y de Gobierno (concretamente, Libros de Actas Capitulares y de Visitas Pastorales)

 

 

Secciones y series documentales

Entre las diferentes secciones del Archivo reseñamos en primer lugar la de pergaminos, con alrededor de 600 ejemplares de los siglos XIII al XVIII principalmente[5]. Lugar distinguido ocupan, obviamente, las litterae, breves, privilegios y otros documentos pontificios: de Benedicto XIII, Clemente XI, Calixto III, Alejandro VI, Gregorio XV, Inocencio X, Julio II, Pablo II, Pablo III, Pablo V, Sixto IV, Urbano VIII y Alejandro VII[6]. Queremos reseñar, además, dos breves de Pablo VI, de 1965 y 1973, por los que el pontífice concedió mitra y báculo al abad de la colegial y el título de Basílica menor respectivamente[7].

Ya hemos mencionado que los primeros libros de bautismos conservados datan de 1534. La serie de Actas, Acuerdos y Determinaciones, fuente ineludible para el estudio de la historia de la colegiata en particular y de la iglesia de Xàtiva en general, se inicia en 1470 y termina en 1948, exceptuando el periodo 1842-1939. Documentación importante para la institución es también aquella referente a la “catedralidad” de la colegiata, esto es, expedientes, memoriales e informes, entre otros, generados a propósito de la pretensión que, desde poco después de la conquista cristiana del s. XIII y hasta bien entrado el s. XIX, tuvieron  la ciudad y su templo mayor de recuperar la sede episcopal perdida.

Asimismo, sobresale la documentación episcopal, manuscrita e impresa: correspondencia, provisiones y decretos, desde el s. XV hasta la actualidad, que permiten conocer las directrices de gobierno de los sucesivos obispos y arzobispos, así como la composición y funcionamiento de la Curia diocesana de Valencia. El Archivo conserva documentación de Alfonso y Rodrigo de Borja, de otros miembros de su linaje, de san Juan de Ribera[8], etc. La extensión y singularidad hacen de esta una serie única en los archivos valencianos. Forma parte de la sección Documentación recibida de otras instituciones, que comprende también documentación real y pontificia en papel.

Inestimable fuente de información para los investigadores son las Visitas Pastorales. Se conservan las efectuadas entre 1559 y 1745.

En la sección Acción Pastoral hallamos información de las cofradías vinculadas a la Seo desde el s. XVI. La más antigua de la que se tiene documentación es la del Santísimo Sacramento.

Con todo, las secciones más extensas son las de Culto parroquial (libros racionales, de beneficios, testamentos, fundaciones, etc.) y Administración (libros de Mensa canonical, de Fábrica, títulos de tierras, censales, heredades, arrendamientos e inventarios, etc.).

En la sección de Documentación Especial, tanto la serie Archivo Gráfico (planos, dibujos y grabados[9] como la documentación musical se muestran muy mermadas. Solamente se conservan cuatro cajas de partituras de los siglos XIX y XX, depositadas en el Archivo después de la Guerra[10].

 

[1] PONS ALÓS, V., “Aportación a la Archivística valenciana del s. XVIII: la obra de O. Legipont y los archivos eclesiásticos valencianos”, en Homenaje a Pilar Faus y Amparo Pérez, Valencia, 1995, pp. 567-580.

[2] ALONSO LLORCA, J; BOLUDA PERUCHO, A.; PONS ALÓS, V., “Particularidades de los archivos de las colegiatas: el Archivo de la Colegiata de Santa María de Xàtiva”, en Memoria Ecclesiae, 4 ,1993, pp. 261-281.

[3] SARTHOU CARRERES, C., El Martirio del Arte cristiano en 1936: Efemérides setabenses, Valencia, 1939.

[4] PONS ALÓS, V., “Documentos de los Borja conservados en los archivos de Xàtiva”, en PONS ALÓS, V., La Iglesia en Xàtiva. Textos y documentos, Xàtiva: Iglesia Colegial Basílica de Santa María de Xàtiva - Aula de Cultura Beato Gonzalo Viñes, 2013.

[5] Cabe mencionar que esta documentación fue primeramente organizada por María de los Llanos Fitó.

[6] Cfr. PONS ALÓS, V., “Libro Bulario de la Colegiata de Xàtiva”, en Lux Mundi. Xàtiva 2007, Valencia: Fundación La Luz de las Imágenes-Generalitat Valenciana, 2007, pp. 848-849.

[7] PÉREZ GIMÉNEZ, J. I., “Breves de Pablo VI concediendo al abad de Xàtiva el uso de mitra y erigiendo a la Colegiata en Basílica menor”, en en Lux Mundi. Xàtiva 2007…, pp. 898-899; id. “Pablo VI y la Colegiata de Santa María. El Breve por el que se concede al abad el uso de mitra, en Boletín de la Iglesia Colegial Basílica de Santa María de Xàtiva”, Xàtiva, noviembre 2015.

 

[8] Cfr. PONS ALÓS, V., “Documentos de los Borja conservados en los archivos de Xàtiva”, en La Iglesia en Xàtiva, Xàtiva: Iglesia Colegial Basílica de Santa María de Xàtiva, 2013, pp. 194 - 228  ; ALONSO LLORCA, J., BOLUDA PERUCHO, A., “Cartes i provisions de Sant Joan de Ribera a la Col·legiata de Xàtiva. Catàleg i estudi”, en Papers de la Costera, nº 10, 1995, pp. 60 – 73.

[9] OLTRA NAVARRO, E., Catàleg de l’Arxiu Gràfic de la Col·legiata de Santa Maria (en AHCX, inédito), y “El Fons Manuel Bellver a l’Arxiu Gràfic de la Col·legiata de Xàtiva”, en Llibre de la Fira d’Agost, Xàtiva: Ajuntament de X`tiva, 1997, pp- 73 - 87.

[10] MARTÍNEZ ALBEROLA, F. – ANDRÉS RIGLA, J. J., Col·legiata Basílica de Santa Maria “La Seu” de Xàtiva. Fons Musical, Xàtiva, 2004.