Presentación del libro titulado «Icono de la Santa Faz. Venerado en la Villa de Llutxent»

El 3 de agosto a las 20:00 horas se presentará en el salón de actos del ayuntamiento de Llutxent, el libro titulado «Icono de la Santa Faz. Venerado en la Villa de Llutxent», escrito por D. José Canet, abad de la Colegiata de Xàtiva.

Adjuntamos la presentación del libro:

El papa San Juan Pablo II, en el umbral del tercer milenio, al convocar
el Año Santo, estaba empeñado en el ecumenismo, en la unión de
las Iglesias. Invitó a toda la Iglesia a inspirar a pleno pulmón, en la doble
espiritualidad de Oriente y de Occidente cristiano.
Entre los occidentales la garantía de la presencia de Dios en la Iglesia
es, naturalmente, la Eucaristía, el Sagrario en el que se reserva el Santísimo
Sacramento.
Para la Iglesia de Oriente, aunque conserva los dones eucarísticos,
apoya su espiritualidad en la veneración de los iconos.
El icono es un sacramental. Como dirá Ivan Kireevski, “el icono… un
órgano vivo, un lugar de encuentro entre el creador y los hombres”.
El mismo papa Benedicto XVI en la consagración de la Sagrada
Familia de Barcelona nos invitaba a ser “icono de la belleza divina, llama
ardiente de caridad”.
Es una suerte extraordinaria que Llutxent, pueblo de gran raigambre
eucarística, tenga desde 1613 el patronazgo de la Santa Faz, precioso icono
en el que la Gracia de Dios se comunica mediante la representación
sensible de Cristo.
A lo largo de los siglos, el icono se había ido empapando del río apasionado
de los movimientos de los corazones, de las plegarias y las alegrías.
Hay una fuerza que brota de él y lo llena todo. Se ha convertido en un órgano vivo, en un lugar de encuentro entre el Creador y los hombres.
La Santa Faz en nuestro pueblo mueve corazones, suscita presencias,
recuerda situaciones. También yo caí de rodillas y recé devotamente ante
ella. No hay casa en la que ella no tenga un lugar, no hay luchentino que
alguna vez no haya sentido el bálsamo de su mirada.
Con motivo del “Any de Gracia” de 1995 me pidió el párroco un
resumen histórico que publicamos en el programa de clausura.
Hoy queremos recoger aportaciones que hemos hecho, artículos
diseminados que ofrecemos sintetizados en este libro. El confinamiento
del Coronavirus me ha dado tiempo y oportunidad de juntar muchos
materiales que ahora ofrecemos.
La primera vez, en los años ochenta del siglo xx, durante la fiesta de
la Santa Faz, en la homilía usé el término ‘icono` y tuve que ofrecer al
párroco de entonces explicaciones convincentes. Hoy para mí, después de
la restauración de 1994, como señalamos antes, no es ya una convicción
sino una certeza.
Este trabajo quiere introducirnos en la espiritualidad de los iconos,
sobre todo el de Cristo. El icono es un estanque quieto, nosotros decimos
“espejo de cristal” que significa amor, amabilidad, madurez y proximidad,
ya que Cristo no es una idea ni una abstracción sino una persona concreta
y viva. En el icono todo tiene su significado. Es la imagen que irrumpe en
la persona y su mundo. La imagen que va en busca en el cristiano quedando
interiorizado en éste. Quien contempla un icono ve que es mirado.
Hemos querido ofrecer el marco en el que nace entre nosotros la
multisecular devoción a la Santa Faz, autentificar su origen y significado
en la creciente espiritual de los iconos.
Ofrecemos todos los afluentes que nos llevan al gran Río: la Verónica,
el Mandylión de Edesa, el culto en el Vaticano a la Santa Faz para discutir
el deseo universal que tiene el hombre de buscar el rostro de Dios.
Su respuesta desde la centralidad de la Iglesia es un motivo de alegría al
celebrar nosotros la Santa Faz.
Ofrecemos también un somero estudio de la Santa Faz de Alicante
y del Santo Rostro de Jaén.
Completamos con una referencia al Santo Duque de Gandía, devotísimo
de nuestro Relicario y a Santa Teresa de Lisieux, que nos adentra
en el amor y ternura del Rostro de Cristo como clase de una nueva
espiritualidad. También me sale la vena de pastor ofreciéndoos algunas
homilías predicadas en la fiesta a la que los párrocos de nuestra parroquia
me invitaban a presidir durante mis cuarenta y siete años de sacerdote.
Al final añadimos la Novena, Himno, Gozos de la Santa Faz y un
resumen de la liturgia de este día.
Como hijo de Llutxent quedo pagado si el esfuerzo caldea los corazones
en amor a Nuestra Patrona.
Xàtiva, Pascua 2020
José Canet Canet
Abad de Santa María de Xàtiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *