Cristo crucificado s.XV

Pinchar con el ratón en cada una de las fotos para ver la diferencia

Esta tabla pictórica «La Crucifixión» podría englobarse dentro del periodo denominado Gótico Internacional. Se trata de una obra realizada con técnica de temple oleoso sobre madera, representa la silueta recortada de un Cristo bifronte (visión del anverso y el reverso de Jesucristo) de tamaño natural, crucificado sobre una cruz de color verde también de madera. Según Carlos Sarthou, podría proceder del cementerio parroquial que hubo tras la antigua catedral de san Félix.

Su mal estado de conservación se debe a la humedad y a las pésimas condiciones a que ha sido sometido durante mucho tiempo, también al abandono. Se le data en el año 1400.

Pinchar con el ratón en cada una de las fotos para ver la diferencia

Jesucristo es el Redentor del hombre. Su muerte en la Cruz en el Calvario de Jerusalén nos trajo a todos la reconciliación con el Padre, la gracia, la paz, la vida. La Cruz es salvación y reconciliación.

Cristo, a pesar de su condición de Dios, no hizo alarde de su categoría, al contrario, se despojó de su rango y se rebajó hasta hacerse hombre y sufrir la muerte y una muerte de Cruz. Por eso Dios lo exaltó sobre todo nombre y ante él se dobla toda rodilla en el cielo, en la tierra y en el abismo.

Cristo, muerto y sepultado, resucitó al tercer día según las Escrituras; es Señor y vive para siempre. Su resurrección da sentido a nuestra fe y a nuestra vida cristiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *