Don José Plá Ballester

PrImer abad de la colegIata de XàtIva
Vallada, 1844 – XàtIva, 12 de mayo de 1914

Hizo los estudios eclesiásticos en el seminario conciliar de Valencia obteniendo calificaciones muy brillantes. Se doctoró en Filosofía y Letras en la Universidad Literaria también con la máxima calificación.

Ordenado sacerdote, desempeñó el ministerio de coadjutor de Llosa de Ranes, después obtuvo un beneficio en la Colegiata de Xàtiva, y posteriormente, fue confesor de las religiosas clarisas y párroco de san Pedro de dicha ciudad. Tomó parte en tres oposiciones a curatos y en una de ellas se le ofreció una de las parroquias de Valencia a la que renunció para quedarse en la Colegiata de Xàtiva, elevada a esta dignidad en 1908 gracias a sus gestiones personales. Por ello fue nombrado primer abad de la misma.

Restauró el piso y la custodia de plata y oro regalada por Alejandro VI a dicha parroquia, así como la valiosa cruz procesional del siglo xiv, un rico cáliz y otras alhajas de gran valor artístico e histórico.

Realizó también otras obras para mejorar las condiciones del primer templo setabense, por lo que gozó de la veneración y aprecio del vecindario. Sus restos mortales fueron trasladados a la Colegiata en 1921. Sobre la restauración de la Colegiata setabense, hay que decir que el futuro Abad Plá, en nombre propio y del clero de Xàtiva, pidió en 1908 a san Pío X la restauración de la Colegiata suprimida y la concesión de los privilegios consiguientes. Esta petición fue recomendada por el arzobispo de Valencia, don Victoriano Guisasola. La Santa Sede la estudió inmediatamente y tras haber recibido las informaciones que dio el nuncio Antonio Vico, y el 16 de marzo de 1909 fue emitido el decreto de la sagrada Congregación Consistorial por el que se restauraba la Colegiata de la parroquia de santa María la Mayor de la Asunción.

Nota .- El 12 de mayo de 2014 celebraremos el primer centenario de la muerte del Abad don José Plá Ballester, a quien debemos dedicar un busto de bronce en señal de gratitud y admiración por todo lo que hizo por la Colegiata. Pensémoslo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *